Como la Magdalena

Es como una presión entre los ojos y la frente, un tirón en la nuca y una mueca incontrolable en los labios. Un ardor en los ojos y pesadez en los párpados. Cuánto más se aguanta, más pesan. Y a veces mirar hacia arriba no ayuda, o intentar pensar en otra cosa hace que la causa vuelva con más fuerza. El pecho se llena de aire que tiene otro sabor, y sale por la boca como un huracán. Tal vez te llevás las manos a la frente, porque sentís que está por venir. Tal vez no, y te sorprende. Delante de mucha gente o solo. A veces inaguantable, a veces pasajera. Dibujás una falsa sonrisa para disimular, pero igual se nota. En un rato, puede que estés con la cara deformada. O no.
Así son las ganas de llorar.

Anuncios

Una respuesta to “Como la Magdalena”

  1. Vickie! Says:

    ya la conozco.. ultimamente me pasa seguido… y no me gusta…
    basta de pelear pliz… te amo mucho para dejar q esas pelotudeces nos afecten…
    me gusta mas cuando nos reimos 🙂
    ViCkiE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: