No sé de que me asombro

Si participé de una discusión entre el mudo y el rengo, mientras uno hacía sonidos guturales y el otro gritaba muy fuerte diciendo “aprendé a hablar antes de querer putearme!!”, y después terminaba con un “si yo caminara derecho…”
Si aparece la chichita diciendo que me está pasando un llamado y yo le digo “no, el teléfono no está sonando…“, y ella “si, te lo acabo de pasar”, y yo “pero no te das cuenta que no suena?”, y por último ella dice “levantá y deci hola”. Yo me cagaba de risa, pero me preocupaba un poco también.
Al rato vuelve el rengo y me dice, “cuál es la dirección de mail de acá?”. Después de decirselo 8 veces seguidas, se fue repitiendola una y otra vez para no olvidarse. Volvió a los 5 minutos porque se la había olvidado, ya que ese fue el tiempo que tardó en ir de una oficina a la otra (Ecuación: la velocidad-rengo equivale a una cuarta parte de la velocidad-no rengo)

A pesar de todo, me sigo asombrando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: