El vengador

Es notorio que la última acción involuntaria que puede llegar a tomar un limón como venganza por haber sido cortado al medio es salpicar el ojo de la persona que lo está apretando, o mejor aún, del sujeto mas cercano a este, pudiendo así ser el objetivo de alguna puteada o reprimenda por parte del tercero.
Otros elementos utilizan un sistema similar de justicia final hacia nosotros (sus verdugos), ya sean los pescados y sus espinas, las manzanas y sus gusanos, o el chorizo y su chorrito de aceite.
Pero de todos estos acabo de conocer al que más me llama la atención: un mingitorio del baño de Freakland.
Como si se tratase de una persona que le gustan las bromas pesadas, este maldito urinario se despacha con un gordo y fuerte chorro de agua dirigido al individuo que toma uso de él, mojando precisamente la zona de la ingle, produciendo lo que popularmete se conoce como lamparón.

Algunos de los que conocemos a este mingitorio vengador, creemos que es la reencarnación de algún demonio que tan sólo quiere que lo dejen en paz mientras come contento sus bolitas de naftalina.

Bah, solo yo creo eso. Los demás lo putean sin pensar en nada más.

Anuncios

Una respuesta to “El vengador”

  1. vic! Says:

    ese maldito lemon! me termino de arruinar el mediodia.. y no recuerdo porque….
    bueno.. nada.. espero q pase rapido che!! que tengo tantas ganas de besarte!
    te amo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: