Morir por un rato

“Son 5 minutos, la vida es eterna en 5 minutos…” cantaba Victor Jara en su hermosa y triste Te recuerdo Amanda.
Yo logré contener esa eternidad en un lapso de tan solo 2 minutos, que a diferencia de los personajes de la canción que compartían su amor en ese corto tiempo, ese es un momento en el cual quisiera morir.
Sucede temprano a la mañana, cuando llego a mi trabajo. Dejo mis cosas, prendo mi computadora, saludo al que pasa y me siento en mi silla. Muy posiblemente me prendo un cigarrillo, y al primer suspiro siento los pies en la tierra, entiendo el lugar en donde estoy, escucho los ruidos chillones de las maquinas funcionando, miro todo lo que hay a mi alrededor… y entonces tengo ganas de desaparecer, de suspenderme un rato como una computadora, de ser un narcolepsico y que todo cambie al despertar, que empiece una tormenta o que se desate una guerra. Son dos minutos de furia encerrados en un cuerpo inmovil, sin poder hacer nada, pareciendo de que todo va a explotar. Entonces siento que se me endurecen los músculos, extiendo los brazos y pego un bostezo de león que me sacude por completo.
Entonces vuelvo a ser yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: