Archive for the ‘Some people’ Category

Life’s a gas

julio 17, 2012

Hace tiempo había tenido una idea para disfrazar los pedos. Se trataba de un artefacto que se colocaba en las nalgas y convertía el fetido olor en delicada fragancia, y los estruendosos ruidos podían quedar enmutecidos o ser transformados en el trinar de un ruiseñor. Claro que todo esto se trataba de un mero chiste, pero recientemente salió una noticia de que algo similar se había inventado. Se trata de un parche que se coloca en la ropa interior y convierte los pedos en un agradable aroma a menta.
Ahora bien, digamos que el producto en sí se vuelve tan popular que lo usa todo el mundo. ¿No abriríamos las ventanillas del colectivo si de golpe sintiéramos “ese” olor a menta? ¿Nos libraría, acaso, de adivinar, acusar y ser culpados en el juego del “quien se cagó”? ¿No se verían obligadas las empresas de dentífricos, chicles y caramelos en cambiar sus sabores por el hecho de que a nadie le gusta tener “aliento a pedo”? No hay caso, señores. El pedo es pedo, y si Dios le puso ese olor es porque así lo quiso y vió que era bueno.

Anuncios

Santo Sudario

octubre 31, 2011

Si, me gusta ese pantalón.
Que talle soy? Ni idea, dame dos números por las dudas.
Bueno, me los voy a probar.
Vos quedate cerca por si no me entran o no me gustan.
Este no me gusta y este no me entra. Traeme otro. Cual quiero? No sé, a mi me gustaban esos. Que no tenés talle? Bueno, dale… yo espero.
Flaca, apurate, hace 15 minutos que espero… no sabés que los probadores me hacen transpirar?? No… que vas a saber vos… dejá, no quiero nada…
Chau!!

por qué?

julio 29, 2011

Birra careta

julio 28, 2011

Que las publicidades de cerveza Quilmes son tan populares como estúpidas, eso ya lo sabemos todos. Pero no puedo dejar de comentarle al mundo lo mal que me pone la necesidad terrible que tienen en querer vender una cerveza sin alcohol que nadie va a comprar (don’t forget the Liberty), cuyo comercial televisivo es uno de los más insoportables donde claramente el mensaje sería “no necesitas alcohol para divertirte como loco” y “tu mujer se la pasa en la peluquería y es una terrible pelotuda.”
Esta queja no es en vano, porque obviamente no estoy obligado a ver esta publicidad cada vez que la pasan, pero sí tengo que cambiar de canal o apretar el boton de “silencio” constantemente porque la pasan 6 veces en una hora, y llegado el momento en que mi control remoto se quede sin pilas, sepan que han sido ellos los culpables de ese hecho tan terrible.

Enter title here

junio 13, 2011

Un día de página en blanco.
Un día de esos que no entiendo el castellano, ni el lenguaje de los gestos.
Uno de esos días que no veo lo que miro, ni digiero lo que como, y cuando estoy por agarrar otro cigarrillo me doy cuenta que hay uno prendido sobre el cenicero.
Un día de esos que se olvidan, a la fuerza, pero que a veces se suman y pesan demasiado.
Un día arrastrado, sucio, tirado por el piso, nadie lo levanta, a nadie le interesa.
Mecánico, hostil, buscando no sé que cosa en el fondo de pantalla, esperando no sé que.
Un día desperdiciado.

Al fin!!

abril 1, 2011

Jane’s Addiction en Argentina. Pasaron 20 años desde que escuché Stop! casualmente un domingo en la Rock & Pop y no me lo pude sacar de los oídos nunca más.  No fue coincidencia que Ritual de lo Habitual fuera el disco que más veces he escuchado en lo que va de mi vida, más veces incluso que Nevermind o Kiss This. Y a pesar de tantos años, los vi y los senti con el mismo placer de mi adolescencia.

“Way down low where the streets are littered…” empezó a cantar Perry, y adentro mío no dejaba de repetirme: al fin!!!!. Y tuve 14 años otra vez, durante una hora y media de show.

2011

diciembre 29, 2010

A esta altura, a pocos días de cumplir mis 33, los años pasan como cuando de chico se me pasaban los meses. Ya no se separan los años como cuando uno pasaba de grado, ni tampoco los separa el verano o las vacaciones. El paso del tiempo dejó de ser una serie de episodios, como una sitcom con sus respectivas temporadas. Ya no, ahora es sólo el fluído paso del devenir casi inmutable frente a mis ojos. En realidad no me preocupa, pero a veces suspiro cuando recuerdo los momentos que llegaban con mas emoción o el nerviosismo que se me presentaba al enfrentar algo nuevo. No digo que ya no sienta lo mismo, digo como que uno se acostumbró y no se da cuenta en el instante. Entonces, que se puede esperar de un año nuevo? Yo, absolutamente nada. No me gusta anticiparme ni ser ambicioso. Solamente espero que mis cosas sigan igual de bien, y dentro de muchísimos años, cuando me encuentre viejo y se me presenten otras cuestiones, recuerde que una vez, cuando iba a cumplir mis 33, estaba pensando tanto que no me daba cuenta de todo el futuro que había por delante.

Gente boluda

octubre 4, 2010

Tuve que deshacerme de un post inocente que puse hace 3 años porque gente sensible se lo tomaba a mal, se sentía tocada y hasta hubo quien me tildó de discriminador para después preguntarme si yo era homosexual, jejejeje. La cuestión es que muchisima gente compartía mi opinión de lo horrible que es estar haciendo cierto trámite de mierda en cierto hospital de mierda, pero a algunos no les gustaba leer sobre la triste idiosincrasia de algunos argentinos, no sé, tal vez serán muy patriotas, de esos que creen que la patria es una bandera mientras te obligan a cantar el himno a Sarmiento o a jurarle muerte por defenderla cuando tenés tan sólo 9 años. Bastante tiempo les di cabida hasta que definitivamente me rompieron las pelotas. Asi que ahora se jodieron los que estaban buscando el teléfono para ir a justificar sus licencias, porque lo tenía publicado y ese post solamente tuvo al menos 8000 entradas. Suerte para la próxima.

15 minutos para las 5

agosto 31, 2010

Y aún asi y todo, no pierdo el ánimo. Y me doy cuenta que estoy maravillosamente motivado. Las canciones, los amigos, la luz del sol, las opciones, las buenas decisiones, todo entra en la primer bocanada de optimismo, ese optimismo generado por el entorno mismo. Y aún asi, no desperdicio sonrisas, las tengo en exceso aunque no dé sonreír por cualquier cosa. Los recuerdos, los deseos, los buenos pronósticos, las espectativas, la sorpresa. Todo será mejor dentro de una hora, o mañana, o dentro de una semana. Tal vez siga sentado aca, mirando la pantalla, pensando en todo lo que podría estar haciendo si no estuviera aca, sentado y escapando mi vista de la pantalla para mirar a la ventana, lo que hay afuera. Y aún asi, no pierdo el ánimo. Mi mujer, su risa, sus ojos, estar en ese momento donde me olvido de que pasé por este. Las suertes: la de comer y dormir, de bañarse, de sacarse los zapatos al volver a casa, la de prender la tele y apagarla, la de cerrar los ojos y exhalar el cansancio. Las auto-promesas, los chistes sin sentido, las anécdotas compartidas, los fines de semana, un atardecer de 23º C en remera, un paseo en auto, una cerveza fría. Está todo lejos, gris y embarrado, y no me molesta, porque ya son las 5. Dejo mi silla, apago la pantalla y me voy.

El problema…

agosto 31, 2010

…no es desmotivación, sino incapacidad de compromiso con mis proyectos.

…tres, cuatro, cierra la puerta…

agosto 18, 2010

Los tímpanos me burbujean inundados por un sonido distorsionado de parlantes desconados, como las paletas de un ventilador, mientras todo mi cuerpo se sacude y pierdo la voluntad de moverme y gritar. Quiero gritar pero el sonido parece morir en mi garganta, y me escucho a mi mismo asfixiado, y me descubro inmóvil y asustado. El sonido aumenta hasta que desaparece de golpe y me despierto.
Así me entero de estar viviendo una pesadilla. Pero lo que hoy me pasó es digno de peliculas como A Nightmare on Elm Street o Inception, donde se experimentan vivencias sobre diferentes capas de sueño y eso nunca me había pasado antes, al menos que yo recuerde.

Estaba en mi cama con Vicky al lado mío, cuando siento algo que me atrae hasta el comedor. Alli está todo oscuro, pero puedo darme cuenta de lo que hay sin necesidad de verlo: una especie de mago con una tabla que flota a su lado girando sobre su eje mientras nombra distintos colores. Una imagen muy abstracta, pero que me asusta. Entonces mi respiración se pone fuerte y me vuelvo caminando marcha atrás hasta mi cama. Me despierto. Siento una molesta acidez y pienso en tomar un vaso de agua fría, pero recordando el sueño de recién no me atrevía a ir hasta el comedor. En fin, me levanto y voy, cuando de pronto, entrando a la mitad de la siguiente habitación un aire espeso me frena y en la oscuridad, sin ver ni adivinar, se oye la voz de un tenebroso niño que me dice “you’re not awake yet… hehehehe..” Camino hacia atrás, hasta mi cama… temblando me acuesto… y entonces el burbujeo en mis timpanos y los gritos que no se oyen… ya era la pesadilla.

No sé bien si desperté y volvi a dormir, o en realidad no desperté, pero recuerdo que luego de la pesadilla yo lloraba como un chico asustado.

Días de Radio

mayo 27, 2010

Antes escuchaba la radio.
Me sentaba a escucharla, o me iba a dormir con ella.
Aprendí a tomarle interés gracias a mi primo Diego (3 años mayor que yo) que grababa los temas que sonaban en la Rock & Pop allá por el ’87. Mi hermana y yo comenzamos a hacer lo mismo, pasándonos horas esperando a que pasen “You’re the voice” de Johnny Farnham, que nos encantaba. Así fuimos siguiendo programas como “Radio Bangkok” y “Malas Compañías” en la 106.3 y sin querer habíamos empezado a conocer nueva música. Estando todavía en la primaria, tenía un compañero fanático de la FM 100, el cual me hacía notar la diferencia musical ya que a este le gustaban los temas de César Banana Pueyrredón, ZAZ, y distintas baladas en inglés de la época. Finalizando los 80’s aparecía una nueva radio, la Z95, en el 95.1 del dial y amenazaba con competir con la Rock & Pop, pero sólo tuvo 2 o 3 años de vida, y más tarde esa gente iría a parar a lo que sería la Energy. En el 90 era fija escuchar todas las mañanas la “Buenos Aires” con Lalo Mir y la negra Vernaci, cuyo tema de presentación era el de la banda española Los Inhumanos “No hay problema, ponte a reir”. Entrados los 90s comencé a seguir todas las tardes, casi fielmente, el programa “Podría ser peor” de Pergolini con el mismo equipo de gente que tuviera en “La TV Ataca” por televisión. Me encantaba seguir esa radio-novela humorística que llamaban “Te quiero como sos”, cuyo tema lo cantaba la banda de Pablo Granados. Ya en el 93, cada tanto escuchaba a “Loca como tu madre”, que tenían un jingle de Los Brujos que no pude encontrar en ningún rincón de la maldita web, y alguna que otra noche “La heavy”, con el ruso Verea y el ex-gordo Nagui. Los sábados escuchaba el American Top 40 y más tarde El ranking Rock & Pop, donde dominaban Metallica, Nirvana, RHCP y Guns ‘n Mierda. Los domingos a la noche me apartaba con mi walkman a escuchar “London Calling”, programa que duraba una hora, conducido por Peta y La Sombra y en donde abundaban variedades dark y otros sonidos vecinos en los cuales descubrí a bandas como Pixies, Jesus and Mary Chain y The Smiths, e incluso a El Otro Yo cuando presentaron el tema “Los Pájaros” de su recién salido EP Los hijos de Alien.
Era 1994 y había empezado a abandonar a la Rock & Pop para dedicarme a escuchar programas semanales perdidos en radios de poca sintonía. Así fue como “Pasión de Multitudes” me reveló grupos de punk argentino que me empezarían a gustar, como Mal Momento o Anestesia (luego Fun People). Los martes a la noche, me volvía a encerrar con mis auriculares para escuchar “Renegado”, programa punk de una radio de la zona de San Justo o Casanova, no me acuerdo. Gracias a esa transmisión nos enterábamos de recitales próximos y alguna que otra vez ganábamos entradas que sorteaban, y también me hizo conocer bandas nuevas para mi, como NOFX o Pennywise.
De vez en cuando, a la noche, escuchaba la Aspen para quedarme dormido, esperando que pasen “Creep” de Radiohead.
Luego perdi el interés hasta 1996, cuando empecé a trabajar en un taller de envasado plástico, donde lo único que evitaba que te volvieras loco era escuchar la radio. Ahi retomé la Rock & Pop, escuchando 3 programas seguidos diariamente: “Cuál es?” “Se nos viene la noche” y “Animal de Radio”. Así fue hasta el año siguiente, que de golpe la Rock & Pop cambió al dial donde se encuentra hasta hoy, y en su lugar quedó una radio llamada La Rocka, donde pasaban música constantemente.
Fue ahi que abandoné la radio, casi para siempre, sin contar las pocas veces que escuché La Metro o Kabul, pero muchos años despues.
Hoy vivo quejándome cuando paso cerca de alguna radio y oigo las voces de Gonzalez Oro o Chiche Gelblung. Hoy viajo escuchando mi mp3, con el que nunca sintonicé ningún programa. A veces, cuando viajo, veo a la gente con auriculares, riéndose sola, y me doy cuenta lo que estan oyendo. A veces los envidio por no poder contar con eso. No puedo. No me llama. Creo que ya pasó. Pero sin embargo, lo extraño… y no sé por qué.